Síguenos en redes sociales:

olis

A diario nuestra piel se enfrenta a numerosos daños producidos por una gran variedad de agentes externos como el sol, el frío o el humo, entre otros. Por ello es fundamental realizar un cuidado efectivo de la piel estableciendo distintas fases de las que se compone; la limpieza; la exfoliación, y la hidratación. Si seguimos esta triple rutina probablemente nuestra piel presente muy pocas imperfecciones, de lo contrario aumentarán y serán cada vez más notables.

Afortunadamente para evitar este tipo de marcas existen numerosos productos cosméticos que se dedican especialmente a reducirlas o bien a eliminarlas en algunas ocasiones. En este sentido los aceites esenciales y vegetales son la mejor alternativa de cara a utilizar en tratamientos de acné, reducir celulitis, disminuir arrugas o devolver brillo, entre otros beneficios derivados de sus magnificas propiedades. Hay una gran variedad de este tipo de aceites, los cuales además vienen en formato de crema o gel, no obstante, a continuación te detallamos el uso y beneficio de los que consideramos los mejores.

1. Aceite de geranio

A pesar de que no es uno de los más conocidos, proporciona una gran cantidad de beneficios especialmente en pieles grasas o con tendencia a experimentar acné. Su principal función es regular la producción se sebo en la piel, por lo que reducirá la cantidad de grasa y por ende de granos y espinillas, siendo también así muy útil para acabar con la celulitis de forma saludable. Por otro lado, es rico en activos antioxidantes lo que le hace un buen aliado para las pieles maduras y algo arrugadas puesto que presenta propiedades regeneradoras muy llamativas. Lo ideal es buscar un producto a base de aceite de geranio pero que resulte de una mezcla con otros aceites vegetales como el sésamo o la jojoba, ya que si se aplica de forma directa puede conllevar algunos daños para la piel como irritación

2. Aceite de caléndula

Es uno de los aceites que mejor funciona de cara a paliar psoriasis, dermatitis y otras afecciones que provoquen manchas en la piel debido a que los activos de los que se compone la caléndula son especialmente beneficiosos en pieles sensibles. Debido a esta característica también es muy normal observar su aplicación en pieles infantiles en todo tipo de situaciones ya sea dermatitis, eccemas o quemaduras, pasando por picaduras y varices, entre otras. Al igual que ocurría con el anterior lo más recomendable es que lo apliques junto a otro aceite como por ejemplo el aceite esencial puro de limón, que se extrae de la propia cáscara del fruto. Eso sí, si te aplicas este aceite deberás dejar pasar varias horas antes de volver a exponer tu piel al sol.

3. Aceite de uva

Si los otros dos eran especialmente recomendables para tratar problemas de acné y manchas en la piel, el aceite de uva se posiciona como la mejor opción para aquellos que quieren presumir de una piel tersa, suave y elástica, donde el brillo sea el pleno protagonista. Este aceite esencial contiene una gran cantidad de lípidos que son esenciales para las membranas de las células. Además ofrece una amplia variedad de ácidos grasos esenciales que mantienen la humedad, y también posee fenol, que se encarga de fortalecer y nutrir las células. Por tanto además de ser vital para controlar la humedad de nuestra piel, de especial importancia ahora en verano que la piel se reseca con mayor asiduidad, este aceite también permite reducir y eliminar arrugas de expresión así como surcos provocados por el paso del tiempo, todo ello debido a su alto contenido en antioxidantes como la vitamina E, que sin duda salvarán tu piel del temido envejecimiento prematuro.

Fuente: ideal.es