Síguenos en redes sociales:

La cirugía estética del abdomen o abdominoplastia (tummy tuck en inglés) es una de las intervenciones más demandadas, tanto por hombres como por mujeres. Consiste en eliminar el exceso de piel, grasa y estrías del abdomen, y además en ocasiones se aprovecha para tensar los músculos abdominales (diastasis de músculos abdominales). El objetivo es mejorar la apariencia física de la cintura y del tronco así como la autoestima de los pacientes que se someten a ella. 

El contorno de la cintura está determinado por la cantidad de grasa y piel alrededor y por los músculos de la pared abdominal. Estos músculos sirven para soportar el contenido del abdomen y evitan que los intestinos y los órganos internos abulten hacia afuera. La cintura mejora después de una abdominoplastia hasta dejar definida la musculatura.

La cintura queda marcada por la forma de las costillas, las caderas y los músculos que se encuentran entre ellas. Los músculo oblicuos externos son los que se marcan en el lateral del abdomen, como si fuere un leve hundimiento. El músculo recto anterior del abdomen es el músculo que tenemos en el centro del abdomen y que forma la “tableta”. Esta es la verdadera abdominoplastia de alta definición, que no consiste en dibujar tableta en la grasa de los pacientes si no definir la musculatura verdadera presente debajo de la grasa que se elimina.

La abdominoplastia es una de las intervenciones más demandadas,
porque permite mejorar la silueta corporal de hombres y mujeres

¿Cuál es el perfil del paciente que se somete a una abdominoplastia?

La abdominoplastia está indicada para personas ligeramente obesas que han perdido elasticidad en la piel, en personas que han perdido mucho peso y que tienen exceso de piel en la barriga y para mujeres cuya piel y músculos se han estirado durante el embarazo

Durante el embarazo el abdomen se estira para acomodar el bebé. Después del embarazo, sus músculos pueden recuperar su fuerza, pero la cintura interna no es tan resistente ni tan elástica. A menudo, esta faja muscular interna no puede recuperar su forma. La abdominoplastia le ayuda a recuperar la tonificación muscular al disminuir el contorno de la cintura. Además permite eliminar los excesos de piel y ajustar la piel al nuevo contorno. Si existen cicatrices previas en el abdomen, esta cirugía puede estar contraindicada o las cicatrices pueden cambiar de posición. En otros casos, esta cirugía consigue eliminarlas.

Los pacientes con obesidad deben posponer la cirugía, al igual que las pacientes que quieran tener futuros embarazos. El procedimiento generalmente solo se recomienda para personas con un índice de masa corporal (IMC) saludable de entre 18,5 y 24,9. Puede calcular su índice de masa corporal en la siguiente calculadora introduciendo su altura en centímetros y su peso en kilos.

¿Cuáles son las razones o motivos por las que un paciente decide someterse a este tipo de tratamiento?

El objetivo principal es mejorar el aspecto del abdomen y de los flancos sobre todo tras un embarazo. En la consulta inicial, evaluamos la extensión de la acumulación de grasa, el tono y sobretodo la elasticidad de la piel en la región abdominal para poder ofrecer el procedimiento mejor que proporcione una silueta corporal adecuada. Generalmente se realiza bajo anestesia general.

¿En qué consiste el procedimiento (Inmode)?

A veces no sólo se trata de hacer la abdominoplastia, sino que se consiguen mejores resultados si se acompaña de una liposucción. La liposucción puede ser del propio abdomen, o bien de las caderas que mejore la silueta corporal de manera más completa. Pero la liposucción clásica tiene un inconveniente: no puede eliminar el exceso de piel.

BodyTite es el nuevo tratamiento avanzado de remodelación corporal mínimamente invasivo con tecnología de radiofrecuencia (RFAL) que ofrece resultados 3D con un mínimo tiempo de recuperación, sin cicatrices y en una sola sesión.

Antes de iniciar el tratamiento con BodyTite, el médico hace un marcaje detallado sobre la piel, con un rotulador para delimitar la zona de tratamiento y aplica además un gel estéril sobre ella que permita el buen deslizamiento de la cánula externa.

A continuación, se realiza una pequeña incisión en un lugar discreto y se introduce la cánula más fina en el tejido adiposo produciendo el calentamiento de la grasa hasta licuarla, la contracción del tejido subdérmico y la retracción de la piel. La incisión y la canula son muchos mas pequeñas y menos agresivas de las canulas de liposucción clásica.

En los casos más sencillos es posible mejorar el aspecto del abdomen solo con el tratamiento BodyTite-liposucción con radiofrecuencia.

BodyTite está indicado para pacientes que quieren eliminar grasa localizada y flacidez en cualquier zona del cuerpo como abdomen, pero también flancos, rodillas, brazos, muslos y papada, entre otros, con muchas ventajas:

  • El tiempo de tratamiento es corto.
  • Hay menos riesgos.
  • Se realiza con anestesia local.
  • Tiene un importante efecto tensor en la piel.
  • Tratamiento seguro y altamente efectivo.
  • Solo una sesión. 
  • Resultados increíbles y de larga duración.
  • Resultados quirúrgicos sin cicatrices.
  • Recuperación rápida con dolor, hematoma, edema y complicaciones mínimas.

¿Se puede combinar  con otra técnica o procedimiento para mejorar sus resultados?

La combinación de abdominoplastia y liposucción con radiofrecuencia (RFAL – BodyTite) permite de obtener los mejores resultados en cuanto a silueta y retracción de la piel abdominal y flancos y mejorar el aspecto de las estrías de la piel.

¿Existen riesgo?

La cirugía del abdomen puede tener un mayor riesgo de complicaciones si tiene problemas de circulación, diabetes, enfermedad cardíaca, pulmonar o hepática, o si fuma. Las principales complicaciones de la abdominoplastia se pueden distinguir en inmediatas (primera semana después de la cirugía: sangrado, infección, dehiscencia de herida, seroma, trombosis venosa profunda) y tardías (después de dos semanas: mala cicatrización de heridas, necrosis de la piel, asimetría); estas complicaciones, aun no se puedan descartar, son muy raras.

Post tratamiento: recomendación

Al finalizar la cirugía, sobre todo si se ha realizado la plicatura de los rectos, se coloca una faja abdominal que se deberá mantener durante 1 mes. Se suele permanecer en el hospital durante la noche, o regresar a casa el día de la cirugía después de pasar varias horas recuperándose del procedimiento y la anestesia. 

Instrucciones sobre la atención postquirúrgica

Durante los primeros días después de la cirugía, se recomienda que el paciente permanezca flexionado con las caderas (es decir, evite enderezar el torso) para evitar tensiones innecesarias en la herida.

Se recomienda caminar lo antes posible después del procedimiento para mejorar el tiempo de recuperación y evitar la formación de coágulos de sangre en las piernas (trombosis venosa profunda).

Se recomienda un ejercicio suave que no cause dolor en el sitio quirúrgico para mejorar el tono muscular y disminuir la hinchazón. El trabajo puede reanudarse en dos o cuatro semanas, dependiendo del nivel de actividad física requerida. La hinchazón, los moretones y el dolor en el área abdominal puede durar de dos a seis semanas. Sin embargo, la recuperación será más rápida en el paciente con buena salud y músculos abdominales relativamente fuertes. 

Las incisiones seguirán siendo notablemente rojas o rosadas durante varios meses, pero comenzarán a ser pocos visibles entre nueve meses y un año después del procedimiento. Debido a su ubicación, las cicatrices pueden ocultarse fácilmente debajo de la ropa, incluidos los trajes de baño.

Resultados: ¿son definitivos?

Los resultados de una abdominoplastia suelen ser permanentes, pero varios factores influyen en la duración, como la edad, la elasticidad de la piel y el estado físico. En general, sin embargo, los buenos resultados serán duraderos si el paciente mantiene una buena salud, mantiene un peso estable y hace ejercicio regularmente.

Tiempo de recuperación

Los tiempos de recuperación varían, pero la mayoría de nuestros pacientes vuelven a trabajar en 1-2 semanas. Por lo general, la mayoría de las actividades también se pueden reanudar dentro de 1-2 semanas y hacer ejercicio después de 6 semanas; se puede conducir tan pronto como haya dejado de tomar analgésicos recetados.

Estos plazos están sujetos al tipo de trabajo que realiza, la complejidad de su cirugía y la rapidez con que su cuerpo se recupera.

Fuente

topdoctors.es