Síguenos en redes sociales:

Es imprescindible que la cirugía mamaria se plantee de forma personal, valorando cada cuerpo de forma individual, la tipología de piel, las proporciones de la mama, su densidad glandular… cada pequeño matiz es importante. Asimismo, toda cirugía contempla una serie de variables; qué abordaje tomaremos, el tipo de implante, tamaño… hay, por tanto, tantas combinaciones y cirugías cómo pacientes.

Pero ¿Qué es la cirugía mamaria secundaria?

Nos referimos a cirugía secundaria cualquier procedimiento que realizamos sobre una región intervenida con anterioridad; en este caso será sobre una mama previamente intervenida.

Esta clase de cirugía supone un gran reto, puesto que los tejidos ya han sido manipulados con anterioridad y, como es lógico, existe algún problema que se debe solucionar.

¿Qué matices debemos tener en cuenta?

En general, se trata de pacientes que vienen con una cierta desconfianza o descontento por una mala experiencia previa, con temor a que se repita. Dicha experiencia, le ha hecho cambiar de cirujano, esto supone un trabajo adicional para nosotros, que debemos transmitirle la máxima confianza.

Si analizamos la técnica, debemos tener muy en cuenta que la mama ya ha sido intervenida, por lo que tendrá una serie de “anomalías” en comparación con la situación que presentaba antes de la primera intervención. Es probable que tengamos menos recursos y menos margen de movimiento, por lo que se deberán tener en cuenta recursos alternativos para proteger la mama.

Es importante realizar una buena evaluación y aclarar las expectativas reales.

Volviendo a la paciente, debemos considerar que vendrán buscando un resultado mejor al que tienen actualmente. Ahora bien, es importante aclarar que, en muchos casos, ya no es posible llegar a los resultados que potencialmente habrían sido posibles en la primera intervención. Esto puede ser difícil de aceptar, pero es lógico y, desde luego, es otro factor a sumar a nuestro gran reto.

En resumidas cuentas, las 3 cuestiones que debemos tener en cuenta son:

  • Cirugía con gran carga emocional
  • Complejidad técnica
  • Expectativas potencialmente superiores a las reales

Por todos estos motivos, es vital que el cirujano sea capaz de realizar una buena evaluación, identificando los problemas y ofreciendo soluciones, indicando cómo se puede actuar y qué resultados se pueden conseguir. Es fundamental aclarar que mi labor y responsabilidad consistirá en ofrecer el máximo resultado, llegando a un equilibrio entre la realidad y las expectativas de la paciente.

¿Cuáles son las causas para realizar una cirugía secundaria?

Principalmente, se identifican 3 motivos:

  • Pacientes con complicaciones en los implantes mamarios (roturas o encapsulamientos).
  • Pacientes que han sufrido un deterioro del aspecto debido a una evolución temporal.
  • Pacientes que han tenido un mal resultado con la cirugía previa.

¿Cuáles son los errores de planteamiento más común?

Se deben diferenciar 5 variables:

1. Vías de abordaje

No solamente indica dónde se va ubicar la cicatriz; cada vía tendrá sus propias características, con ventajas y limitaciones. Es relevante puesto que puede condicionar, por ejemplo, el plano, éste a su vez puede repercutir en el resultado, incluso a largo plazo.

Deberemos considerar el optar por la misma vía de abordaje a la cirugía anterior, o por una vía alternativa que nos permita contar con los máximos recursos.

2. El plano de colocación

El plano puede tener una gran influencia en el resultado y el potencial deterioro de éste. Es importante que el cirujano domine todos los planos para poder ofrecer la mejor solución en cada caso.

En líneas generales, cuanto más abajo se coloque el implante, más capacidad tendremos de gestionar su peso y los efectos de éste sobre el pecho; cuanto más en superficie, más interacción del implante con el tejido mamario, pero menos recursos para gestionar el peso. Por este motivo, cada caso se debe valorar de forma particular.

3. Tamaño del implante

El volumen inapropiado puede causar una cirugía secundaria. Un tamaño excesivo, puede desencadenar un resultado negativo, eso no significa que no se puedan poner volúmenes altos, pero es vital analizar las variables y manejarlas con cuidado.

4. Tipo de implante

 Normalmente, no genera problemas en el resultado, más bien en la discrepancia con el deseo de la paciente.

5. Pexia

Es uno de los problemas más frecuentes y mi especialidad. Estas complicaciones suelen ser a causa de una mala lectura de la mama y sus circunstancias.

En definitiva, cuando se plantea una pexia con prótesis debemos entender el proceso para proteger la mama. El planteamiento debe ser el siguiente:

  • Reducir el peso que la piel debe aguantar, reduciendo, si fuera necesario, el tejido mamario.
  • Trasladar el peso a una estructura que pueda soportar ese peso, colocando, por ejemplo., el implante completamente bajo el pectoral (plano retromuscular completo).

Para más información acerca de la cirugía secundaria de mama, no dude en contactar con un especialista en Cirugía Plástica.

Fuente

Cirugía secundaria de mamas | Top Doctors

Dr. Armando Madrid Basurto