Síguenos en redes sociales:

¿Para qué pacientes está indicada esta cirugía?

El autotrasplante de grasa está indicado en cirugía mamaria para: asimetrías mamarias de volumen, defectos posteriores a tumores de mama, reconstrucciones, aumento mamario con tejido propio y sustitución de implantes en cirugías de recambio de estos.

¿De qué parte del cuerpo se toma la grasa?

Se realizará una buena evaluación de cada paciente y se extraerá la grasa de las zonas de lipodistrofia, o sea en las que exista un cúmulo de grasa. De esta manera, podremos obtener un resultado estético o una mejoría como si se tratara de una liposucción convencional.

¿Cómo es el postoperatorio de esta zona? ¿Y de dónde se extrae la grasa?

La zona donante deberá realizar un postoperatorio de liposucción: uso de faja durante 1 mes, drenajes linfáticos y radiofrecuencia. En la mama no se debe ejercer presión, manipulación o masaje durante el primer mes. Se trata de un injerto de grasa que debe prender y permanecer vivo, debe estar bien vascularizado.

¿Cómo se extrae la grasa?

La grasa se extrae con cánulas de liposucción, a través de pequeñas incisiones. Debe haber una presión de aspiración mínima para no dañarla. Debe lavarse y depurarse. Habitualmente, existen unos dispositivos como el [email protected], [email protected] o las mismas centrífugas que permiten el procesado con máxima rendibilidad.

 La grasa se extrae de las zonas de lipodistrofia, o sea en las que exista un cúmulo de grasa. 

Recambios y eliminación de implantes con otras técnicas

¿Cada cuándo se recomienda cambiar las prótesis mamarias?

Las prótesis mamarias se deben cambiar cuando exista un deterioro o ruptura en la radiología de control (ecografia y ante la duda resonancia magnética). Es raro que esto suceda antes de los 10 años, pero también es poco frecuente que la vida media de los implantes se prolongue más de 20 años.

¿Cómo queda la mama cuando se extraen las prótesis? ¿Es necesario otra cirugía? ¿Qué técnicas se utilizan? ¿Queda cicatriz? ¿Cómo se realiza?

Cuando se han llevado implantes durante años se puede producir una atrofia o deformidad del tejido mamario por compresión del implante, aparte de los cambios propios de mama por el paso del tiempo como la ptosis, también conocida como caída, o el aumento de volumen por cambios de peso o lactancias.

Para solucionar estos defectos es poco frecuente que se opte por un explante simple. Si no va a haber recambio o reposición del implante deberemos asociar técnicas de autotrasplante de grasa y/o de mastopexia o elevación.

Para retirar un implante se puede usar la cicatriz previa de implantación, a no ser que se recomiende una mastopexia en la misma cirugía, con lo que las cicatrices serán las propias de la técnica empleada. Algunas de ellas serían la periareolar completa, la vertical o la T invertida, dependiendo del caso. Para la inyección de grasa, las cicatrices son milimétricas y pasan desapercibidas.

¿Cómo podemos elegir una buena prótesis? ¿Depende de las condiciones del paciente?

Se debe personalizar el implante para cada paciente. La elección va a depender de características físicas (tipo de piel, grosor del tejido subcutáneo o grasa, medidas del tórax, estatura…), de su deseo de un mayor o menor volumen, del grado de actividad física (colocación pre o retropectoral, superficie texturada o lisa), etc. Por otro lado, si se trata de un recambio debemos valorar si se debe reposicionar o solventar algún problema previo como la contractura capsular (valorando la cubierta micropoliuretana). Es importante realizarse esta intervención con un cirujano con amplia experiencia y conocimiento, además de participar en la decisión final conjuntamente con el especialista.

Fuente

topdoctors.es