Síguenos en redes sociales:

La liposucción y la lipoescultura son términos diferentes, pero relacionados entre sí. La liposucción es una técnica quirúrgica en la que mediante cánulas fragmentamos y extraemos la grasa sobrante localizada en áreas específicas del cuerpo. Así conseguimos una reducción del volumen y mejoramos la silueta.

La lipoescultura es una técnica más completa: primero realizamos la liposucción y después transferimos la grasa extraída a otras partes del cuerpo del paciente para remodelarlas (lipofilling). Las zonas más habituales en las que realizamos el lipofilling corporal son glúteos, pecho y piernas (gemelos); en el rostro, pómulos, labios (para aumentar su volumen), ojeras y surco nasogeniano.

¿En qué casos recurrir a la liposucción o lipoescultura?

La liposucción se aplica cuando queremos eliminar acúmulos de grasa antiestética localizada en diferentes áreas corporales. Así, reducimos el volumen y mejoramos la apariencia corporal. Recomendamos realizarla en pacientes que no presenten sobrepeso, ya que no se puede extraer más del 8% de grasa del peso corporal.

Ambas técnicas logran excelentes resultados y mejoran la autoestima de los pacientes.

La lipoescultura la realizamos cuando queremos reducir el volumen y, además, remodelar el cuerpo. Es una técnica más compleja pero nos permite rellenar y dar forma a diferentes zonas corporales o del rostro. Al utilizar la propia grasa del paciente, evitamos que se genere cualquier reacción adversa (algo que podría suceder si realizamos estos rellenos con otros productos).

Además, la grasa que inyectamos se adhiere a los tejidos, de manera que los resultados que logramos tras esta lipoescultura se mantienen a lo largo de los años. Para asegurar un mejor resultado, es interesante que el paciente integre hábitos de vida saludables, como una dieta equilibrada y la práctica de ejercicio físico, para evitar que vuelvan a producirse acúmulos de grasa.

¿Son técnicas complementarias?

Sí, ya que para realizar una lipoescultura es necesaria la liposucción. Normalmente, cuando hacemos una liposucción los pacientes optan también por la lipoescultura, ya que nos permite aprovechar la grasa extraída para transferirla a otras zonas y así conseguir un resultado más estético y armonioso.

Ambas técnicas logran excelentes resultados y ayudan a que mejore la autoestima de los pacientes y la confianza en sí mismos.

Fuente

Liposucción y lipoescultura: técnicas complementarias (topdoctors.es)

Dr. Armando Madrid Basurto