Síguenos en redes sociales:

que_es_2_web

El Pleno de la Cámara de Diputados conoció en trámite de publicidad el dictamen que propone reformar la Ley General de Salud, mediante la cual se exigirá certificado profesional a quienes practiquen la cirugía estética y reconstructiva.

También en este dictamen, que será discutido y votado en sesión el jueves 24 de noviembre, se establecerán sanciones como la clausura total del establecimiento que incumpla con los requisitos y permisos establecidos en esta legislación y las autoridades sanitarias.

El objetivo de esta reforma a los artículos 79, 83 y 425 de dicho ordenamiento, es incluir a la cirugía estética y reconstructiva, y a la medicina estética dentro de las actividades que requieren que los títulos profesionales o certificados de especialización, sean legalmente expedidos y registrados por las autoridades competentes.

También se plantea prevenir situaciones como el caso de cirugías o tratamientos efectuados por quienes no son especialistas, ni médicos, o siéndolo no tienen la experiencia y aptitud para realizar tal intervención, y usando publicidad engañosa, ofrezcan estos servicios.

La reforma prevé aplicar sanción administrativa, que podrá ser clausura temporal o definitiva, parcial o total, según la gravedad de la infracción y características de la actividad o establecimiento, que practique cirugías estéticas sin el debido título profesional.

Además, cuando se realicen cirugías estéticas o reconstructivas sin títulos profesionales y certificados de especialización o subespecialización, o sus anuncios, documentos, papelería o publicidad carezcan de los datos de registro ante las autoridades educativas, también serán sancionados.

El dictamen precisa que en los últimos años han proliferado en México los «técnicos» y «auxiliares» que hacen las veces de médicos, ostentándose con diplomas falsos o expedidos por instituciones sin registro oficial ante la Secretaría de Educación Pública.

Estos individuos brindan servicios de salud en consultorios clandestinos donde realizan cirugías, en el mayor de los casos, a pacientes de escasos recursos que, por ahorrar dinero, se someten a prácticas quirúrgicas que ponen en riesgo su vida.

De estos problemas sanitarios, la cirugía estética es la que presenta un mayor número de casos de personas afectadas por malas prácticas.

De acuerdo con la Asociación Mexicana de Cirugía Plástica Estética y Reconstructiva (AMCPER), en el país existen más de 20 mil médicos cirujanos plásticos falsos o referidos como «charlatanes».

Dicha asociación alertó que por cada cirujano médico reconstructor especializado, hay 15 personas que se dicen especialistas sin serlo y que aplican en cuerpos humanos productos como aceite de cocina o para bebé, así como parafina y silicón industrial, que pueden provocar enfermedad por modelantes y hasta la amputación o la muerte.

Finalmente alertó sobre los riesgos para la salud, que una persona bajo engaño o en situación de urgencia se someta a una intervención de índole estética o reconstructiva, a fin de cambiar o corregir contorno o forma de diferentes zonas o regiones de la cara y del cuerpo.

Fuente: noticias.terra.com.mx