Síguenos en redes sociales:

Con la ”bichectomía” se consigue un rostro más armónico al afinar y realzar los volúmenes, resaltar la imagen de los pómulos y definir el perfil mandibular.

La primavera ya ha llegado y según datos de la Sociedad Española de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética (Secpre), es la estación donde se concentra en torno al 60% de la demanda de intervenciones quirúrgico-estéticas.

En este sentido, una de las cirugías que más ha aumentado en los últimos años, debido en parte a la influencia de las redes sociales y a nuestro deseo de vernos increíbles en los selfies, es la de eliminación de las ”bolas de bichat”, que se hace posible gracias a la bichectomía.

Y es que, con la bichectomía se consigue un rostro más armónico al afinar y realzar los volúmenes, resaltar la imagen de los pómulos y definir el perfil mandibular.

El procedimiento es rápido (menos de una hora), se realiza bajo anestesia local y tan solo requiere 24 horas de reposo antes de retomar nuestra vida normal.

”Esta técnica consiste en eliminar total o parcialmente las bolas de bichat, que son los paquetes grasos alojados en las mejillas entre el músculo masetero y el músculo buccinador. Se trata de una intervención quirúrgica poco invasiva y se consigue un efecto de adelgazamiento del rostro sin cicatrices visibles”, explica el doctor Ángel Juárez, jefe del departamento de cirugía plástica, estética y reparadora del Hospital La Zarzuela de Madrid.

Añade, además, que ”el procedimiento es rápido (menos de una hora), se realiza bajo anestesia local y tan solo requiere 24 horas de reposo antes de retomar nuestra vida normal. Pasado ese tiempo aconsejamos evitar durante una semana alimentos excesivamente duros para una correcta recuperación”.

Será entonces cuando nuestro rostro estará más definido y estilizado, con un aspecto más juvenil y más natural. Los resultados de esta técnica son completamente visibles al mes de la operación, una vez que haya bajado la inflamación fruto de la intervención.

Fuente: consalud.es