Síguenos en redes sociales:

Hay muchas mujeres, en todo el mundo, que se han sometido a una operación de aumento de mama. Sin embargo, las prótesis o implantes de pecho no son para toda la vida. De hecho, los implantes actuales tienen una duración estimada de entre 15 y 20 años. Una vez pasado este tiempo, los profesionales recomiendan la sustitución o la retirada o explantación.

¿Explantación o sustitución?

En la mayoría de los casos, las pacientes prefieren sustituir el implante por otro que sea igual o de mayor tamaño. Precisamente, la tendencia actual es poner implantes de mayor tamaño que hace 15 años. A la hora de sustituir el implante, se realiza una intervención que, a su vez, se aprovecha para mejorar la forma, consiguiendo un resultado estético de la mama más favorable.

En otros casos, en cambio, la paciente solicita cambiar el implante por uno de menor tamaño o la retirada del mismo. Las pacientes que solicitan esta intervención generalmente tienen edades comprendidas entre los 50 y 55 años o superiores. Si la paciente así lo solicita, se puede hacer una corrección de la forma de la mama tras la retirada o explantación del implante, ya que tras la retirada la mama puede aparecer aplanada y descendida. Esta corrección se realiza a través de una cirugía de elevación de mama, también conocida como mastopexia.

Pasados unos tres meses desde la retirada del implante o la mastopexia, el médico especialista puede plantear a la paciente una técnica para aumentar el volumen del pecho sin recurrir a una prótesis. Esta técnica es el lipofilling o aumento de pecho con grasa de la propia paciente.

 Las prótesis o implantes de pecho no son para toda la vida

¿Cómo conocer el estado de los implantes mamarios?

Las mujeres mayores de 40 años, que se han sometido a una cirugía de aumento de pecho, pueden tener dudas acerca del estado de los implantes mamarios. Por este motivo, los especialistas recomiendan la realización de controles periódicos mediante ecografía y mamografía. De esta manera, la paciente podrá conocer y controlar el estado de los implantes y, a su vez, estará controlando el estado de la mama en términos de diagnóstico precoz del cáncer de mama.

Las pacientes menores de 40 años, sin antecedentes familiares de cáncer de mama, pueden controlar el implante mamario mediante la ecografía. En el caso de que en la ecografía se observe alguna alteración, se podrá recurrir a una resonancia magnética.

Qué hacer si el implante mamario está roto

Si el implante mamario se encuentra roto es obligatorio sustituirlo. Aunque no se trata de una urgencia, es importante no retrasar su retirada, porque puede conllevar problemas.

Recuperación de segundas intervenciones sobre mamas

Cuando se realiza una reintervención sobre mamas que ya habían sido operadas anteriormente, la recuperación resulta menos molesta que en la cirugía inicial. De esta manera, el grado de satisfacción alcanzado tras esta segunda intervención suele ser elevada.

Fuente

topdoctors.es