Síguenos en redes sociales:

¿Sabías que el 66% de los españoles que deciden someterse a una operación de cirugía estética no se informan sobre la cualificación del médico que va a ocuparse de la intervención? Esto quiere decir que solamente uno de cada tres pacientes está adecuadamente informado en este sentido cuando deciden pasar por el quirófano.

La cuestión es que el intrusismo laboral en este terreno es algo habitual. Si un médico no especializado lleva  cabo este tipo de operaciones no está cometiendo una ilegalidad, pero si se trata de algo reprobable, por lo que es fundamental conocer la cualificación de los profesionales para saber en manos de quién nos ponemos. Sobre todo, teniendo en cuenta que  un buen número de operaciones que se realizan actualmente tienen por objetivo corregir desastres de intervenciones anteriores llevadas a cabo por profesionales inadecuados. Lo que además conlleva en muchos casos grandes trastornos emocionales y un sobrecoste para el paciente.

España es uno de los países en los que más operaciones de cirugía estética se realizan y no es algo que deba tomarse con ligereza. El paciente debe informarse muy bien antes de tomar la decisión. Y no sólo en lo que respecta a la cualificación del médico, sino también sobre las implicaciones de la intervención y sobre cualquier detalle que tenga que ver con la operación y con la posterior recuperación sin importar lo pequeño que sea.

Lo primero que debemos conocer es la titulación, que siempre debe ser un título oficial de especialista en Cirugía Plástica, Estética y Reparadora. En segundo lugar, debes saber que ya en la primera visita el profesional debe llevar  acabo una exploración para valorar e informar al paciente. Y, en tercer lugar, la intervención siempre debe llevarse a cabo en una clínica o centro hospitalario que cuente con todos los recursos necesarios para evitar riesgos en el caso de que surjan complicaciones. Ni que decir tiene que la sal de quirófano debe cumplir con todas las medidas de seguridad e higiene. Por último, cabe destacar la importancia que tienen las pruebas previas a la operación y que la recuperación sea seguida por el mismo equipo médico que realizó la intervención. Si nos e cumplen todas estas condiciones, desconfía del centro médico o estarás poniendo en riesgo tu propia vida.

Fuente: todoestetica.com