Síguenos en redes sociales:

Las cirugías íntimas más demandadas son himenoplastia, vaginismo, estrechamiento vaginal sin cirugía, lipoescultura del pubis, aumento del volumen de los labios mayores…

La cirugía estética avanza a pasos agigantados, y no sólo para paliar problemas graves, sino también para re estructurar, buscar una estética diferente o simplemente por sentirse mejor. Es el caso de la cirugía genital, que ha pasado de ser un secreto a ser una más en cuanto a las operaciones de manera común.

“Una cirugía íntima o vaginal es el conjunto de intervenciones plásticas o estéticas que pueden llevarse a cabo en la zona genital de la mujer. Al principio parecía que estas intervenciones estaban limitadas a personas con incontinencia urinaria y a mujeres con tejidos deteriorados como consecuencia de haber tenido varios partos. Hoy, sin embargo, superados los primeros tabúes, a esos motivos también se suman otros meramente estéticos. Por ejemplo, una mujer que simplemente desea que sus labios sean simétricos”, explica el doctor Pierre Nicolau, especialista en cirugía plástica y medicina estética.

Los pacientes que acostumbran a ir a la consulta en busca de este tipo de intervenciones “suelen ser mujeres en edades comprendidas entre los 20 y los 50 años; y también los hombres, aunque en menor medida”, apunta el doctor. Además, “hay otro grupo de mujeres de más edad que solicitan estas intervenciones porque desean corregir problemas de incontinencia urinaria y/o prolapso vaginal, causados, sobre todo, por múltiples partos”, añade.

Eso sí, es fundamental ir con cuidado ante ofertas y tratamientos express, «hay mucha publicidad sobre tratamientos para estrechar y reducir el tamaño de la vagina con máquinas de radiofrecuencia. Pero la Administración de Alimentos y Fármacos (FDA) de los Estados Unidos alertó recientemente de que este tipo de procedimientos no están probados científicamente y pueden causar quemaduras, cicatrices y dolor prolongado tras el tratamiento. Es importante detectar el marketing engañoso y acudir a un médico especialista que utilice técnicas adecuadas y sepa valorar las necesidades concretas d cada paciente”, concluye el doctor Nicolau.

Tratamientos de cirugía genital más demandados

-Himenoplastia. La reconstrucción del himen. Suele deberse a causas religiosas y/o culturales.

-Toxina botulínica para el vaginismo. Los músculos perivaginales durante la penetración pueden contraerse de manera involuntaria. La toxina botulínica actúa como un relajante muscular en la zona, aunque también hay un componente psicológico importante.

Clitoriplastia, es una reducción del clítoris, que aumenta de tamaño con la edad (no es solo lo que se ve exteriormente, por el interior puede medir entre 8 y 12 centímetros de largo y 6 centímetros de ancho), llegando a ser siete veces mayor después de la menopausia que al nacer.

-Labioplastia, es el tratamiento más solicitado por las mujeres, sobre todo cuando el crecimiento desmesurado de los labios menores dificulta las relaciones sexuales o una micción correcta,.

-Aumento del volumen de los labios mayores. Al igual que con el pubis, con los años puede presentarse una reducción de la grasa en esta zona. El relleno lo soluciona.

-Lipoescultura del pubis, la lipoescultura “quita” de donde sobra y “rellena” donde es necesario.

Reconstrucción perineal. Suele ocurrir cuando un parto ha sido difícil o ha habido algún tipo de traumatismo, causando elongación o contracción de la zona perineal.

-Estrechamiento vaginal sin cirugía: el canal vaginal puede verse ensanchado a causa del parto. Para evitar entrar el quirófano, puede estrecharse mediante rellenos bio absorbibles.

Fuente: as.com/deporteyvida