Síguenos en redes sociales:

¿Sabías que en los meses de abril y mayo las operaciones de cirugía estética se incrementan en un 30%? Esto tiene mucho que ver con el hecho de que el postoperatorio dure varias semanas. Por lo que es mejor llevar a cabo la intervención en este momento para que los efectos de la cirugías se noten en verano. Por el contrario, los meses de verano no son nada recomendables debido a que el calor no es bueno para la recuperación. Para reducir la hinchazón y evitar que queden marcas de las cicatrices, es importante no exponerse al sol.

En los meses de primavera, las operaciones de cirugía estética por las que más se consulta en las clínicas son la rinoplastia, el aumento de pecho, la recolocación del pecho y la abdominoplastia. Veamos en qué consisten y los cuidados que se requieren después de cada una de ellas.

Abdominoplastia

La adbdominoplastia es una operación que incluye un conjunto de técnicas destinadas a reducir el volumen del abdomen y a corregir las deformaciones causadas por la obesidad localizada después de un embarazo o por la presencia de cicatrices en la zona. La mayor parte de las mujeres que recurren a esta operación son mujeres. Gracias a ella, se consigue dar un aspecto terso a la pared muscular y, por tanto, una silueta más elegante.

Aumento de pecho

Para esta intervención se lleva a cabo un estudio preoperatorio, una ecografía mamaria y una mamografía, para descartar que exista alguna patología antes de la intervención. La operación se realiza con anestesia general y requiere de una pequeña incisión en el pliegue submamario o en la areola y se coloca el implante por detrás de la glándula. La mejor opción son las prótesis anatómicas de gel cohesico, ya que ofrecen resultados muy naturales. Tras la operación se requiere de un periodo de reposo de un mes aproximadamente.

Recolocación del pecho

La elevación del pecho se realiza en aquellos casos en los que la mama ha sufrido una caída considerabl, incluso sin ser demasiado grande. Durante la operación, se aprovecha para darle volumen y la proyección adecuadas una vez que se ha remodelado en la posición deseada.

Rinoplastia

En esta operación, el especialista informa al paciente de los cambios que se van a realizar en la nariz para que quede en armonía conel resto de ragos de sus rostro. Tras la intervención, el paciente debe llevar una férula aproximadamente 10 días, pero no será hasta los dos o tres meses cuando realmente comience a apreciar los resultados, cuyo efecto final será evidente transcurrido un año.

Fuente

todoestetica.com