Síguenos en redes sociales:

La edad, la gesticulación, los efectos de la gravedad, la contaminación, la exposición al sol, una dieta inadecuada y el estrés son sólo algunos de los factores que pueden provocar la flacidez de los tejidos del rostro y su envejecimiento. las mejillas caen y se van formando profundos surcos entre ellas, la zona de la mandíbula se descuelga y se forman pliegues en la papada, que cada vez es más evidente. Pero también puede aparece un exceso de piel en las bolsas de grasa del párpado inferior y en el párpado superior, arrugas en el entrecejo y en la frente y descolgamiento de las cejas. Todo ello da lugar a una apariencia de cansancia y tristeza que se suma a los signos del envejecimiento

Para eliminarlos, actualmente, existen disferentes métodos, como la cirugía estética. En este sentido, una de las técnicas que más se ha perfeccionado y desarrollado en los últimos años es el lifting. Una intervención que consiste en reponer los tejidos profundos del rostro y el cuello y devolverlos a su posición original para corregir los efectos más evidentes de la edad.

Esta cirugía plástica está basada en alterar los músculos y tejidos que causan las arrugas y el relajamiento de vuestra piel para aliviar las zonas especificadas como las cejas y pliegues frontales. Y cuando está bien hecha no cambia la fisionomía de la cara ni le hace perder expresividad, solamente devuelve la tersura al rostro. Obviamente, no puede detener el proceso de envejecimiento, pero sí ralentizarlo y mejorar sus señales más evidentes, eliminando el exceso de grasa, tensando los músuculo y redistribuyendo la piel del cuello y el rostro.

Si estás planteando someterte a este tipo de intervención, debes saber que el método más avanzado es el lifting endoscópico, en el que se actá sobre los músculos del rostro y las estructuras de soporte, consiguiendo resultados mucho mejores que con el lifting convencional cuando es llevada a cabo por un cirujano experto.

Existe la posibilidad que el cirujano utilice otro instrumento para poder levantar los tejidos de la frente y así tener un resultado grato y propio al que deseaba. De esta manera se pueden corregir los músculos de forma permanente, mejorando la apariencia física con las del entrecejo y las arrugas horizontales de la frente.

La intervención lleva aproximadamente una hora y media en la cual usted se encontrara con sedación general intravenosa (remplaza a la clásica anestesia general), donde al mismo tiempo se introduce un tobo por su boca que es levado directamente a un conducto respiratorio, por lo que resta usted estará totalmente dormido. Al despertar después de la cirugía, usted se siente bien, sin sufrir los efectos colaterales de la narcosis general tradicional.

El método es tan sencillo, practico e indoloro que las incisiones no superan el numero de 5 pequeñas y casi invisibles cicatrices, las cuales son realizadas para que vuestro cirujano tenga una vista clara de los músculos y tejidos que serán intervenidos. Además no hay cicatrices visibles ni pérdida hemática. Permite movilizar toda la cara sin cortes. La inflamación es menor y el tiempo de recuperación también. Con el añadido de que, al realizarse bajo anestesia local, se reducen considerablemente las complicaciones relacionadas con la cirugía estética.

La mayor parte de los pacientes que presentan algún grado de caída en las cejas y/o en las mejillas pueden obtener buenos resultados gracias a la blefaroplastia, pero cuando la caída es moderada o severa, lo más recomendable es el lifting endoscópico, ya que solamente con la blefaroplastia no se conseguirán resultados satisfactorios. Pero también es una intervención muy aconsejable para aquellos pacientes que no necesitan ningún retoque en los párpados, pero que desean un rejuvenecimiento facial. Siendo las candidatas más habituales las mujeres de más de 40 años que presentan un buen estado de salud general pero signos evidentes del paso del tiempo.

Fuente: todoestetica.com