Síguenos en redes sociales:

¿Qué es el lipoláser?

El lipoláser es una técnica de liposucción cuyo procedimiento incluye, como su nombre bien indica, el láser. Ésta se ha convertido en una de las técnicas actuales más utilizadas y mejor tomadas por los pacientes, pues no implica agresiones fuertes a nivel corporal.

¿Qué se consigue con el lipoláser?

El lipoláser tiene como objetivo, como cualquier otro método de liposucción, eliminar la grasa sobrante presente en el cuerpo de un individuo. Asimismo, esta técnica también ayuda a tensar la piel intervenida gracias al efecto skin tightening o retracción de la piel.

Por supuesto, la intervención debe ir acompañada de unos hábitos alimenticios y de ejercicio que el sujeto debe seguir como complemento a ella. Es decir, el paciente ha de seguir las recomendaciones de vida saludable que su médico le prescribe. De esta forma, se asegurará el éxito de la intervención.

¿Cómo se realiza el lipoláser?

El láser resulta la tecnología base de este procedimiento estético que no requiere ningún tipo de método quirúrgico para llevarse a cabo. La aplicación de este láser se realiza mediante aplicación transcutánea.

El procedimiento de la liposucción con láser

  • Pequeña incisión en la zona a tratar donde el doctor introduce una fina y diminuta cánula. En el extremo de esta cánula se presenta la fibra óptica que transmite la energía láser con calor.
  • Esta cánula diluye la grasa a través de un efecto lipolítico, es decir, convirtiendo la grasa en líquido.
  • La grasa licuada se va absorbiendo con otra cánula y el resto, el cuerpo lo acaba eliminando solo.
  • El láser se encarga, además, de reafirmar la piel para evitar el cese, la caída de ésta después de la intervención.

Asimismo, el lipoláser es un método especialmente indicado en zonas corporales con tendencia a cierta flacidez. Tal y como se comentaba en el punto anterior, el láser inflige un efecto coagulante y reafirmante sobre la piel.

Zonas recomendadas para el lipoláser

Por este motivo se recomienda para zonas y áreas corporales donde la grasa es muy difícil de eliminar. Concretamente, algunas de estas zonas pueden ser:

  • Glúteos, rodillas, gemelos, tobillo y cara interna de muslos.
  • Abdomen y zona pectoral.
  • Brazos y antebrazos.
  • Papada, cuello y rostro.

Qué hacer después de la operación de lipoláser?

Uno de los puntos positivos del lipoláser es, precisamente, los postoperatorios tediosos que el paciente se ahorra. De hecho, el usuario no precisa ni hospitalización y tampoco tendrá efectos secundarios prácticamente.

Lo que sí pueden aparecer son hematomas leves que desaparecerán de forma muy rápida, igual que zonas enrojecidas o levemente inflamadas en las áreas intervenidas. Lo más recomendado para estos casos es seguir atentamente las instrucciones y consejos del profesional médico.

Los profesionales recomiendan seguir las siguientes pautas como postoperatorio para el lipoláser:

  • No se recomienda realizar actividad física intensa durante los primeros 3 o 4 días. Con el paso de las jornadas, se debe ir incrementando la actividad de forma paulatina.
  • Se debe utilizar y llevar una faja o malla compresora en la zona intervenida, para favorecer la recuperación.
  • En caso de dolor y si el doctor lo recomienda, se puede tomar algún antiinflamatorio o antibiótico suave.
  • El doctor planeará una serie de consultas y citas de revisión en las que éste observará las mejoras y el seguimiento de la zona intervenida. En éstas, en caso de necesitarlo, el profesional médico pautará otras medidas complementarias.

Fuente: todoestetica.com