Síguenos en redes sociales:

La liposucción es una intervención a través de la cual se disuelve el tejido adiposo que se acumula en determinadas partes del cuerpo. Mientras que la lipoescultura también implica el modelado del cuerpo pero la grasa extraída se reutiliza en otras partes del cuerpo a las que se les quiere dar más volumen.

En ningún caso son intervenciones alternativas al ejercicio físico y los hábitos alimenticios saludables. Las mujeres suelen recurrir a este tipo de intervenciones para mejorar su contorno corporal en la zona del abdomen, caderas, cintura y muslos. Los hombres, en cambio, acceden a la cirugía para eliminar la grasa presente en el abdomen, la barbilla y los pectorales.

La cirugía requiere de una pequeña incisión que permitirá introducir una cánula para romper y succionar la grasa. La cirugía dura entre una y dos horas y se aplica anestesia general. En cualquier caso se puede combinar la liposucción con una lipoescultura.

Tras la operación es posible que el paciente experimente hinchazón y un dolor moderado que puede ser tratado mediante analgésicos y que irá remitiendo pasadas las primeras 48 horas. Para acelerar la curación, se recomendará al paciente realizar actividad física de forma moderada y podrá reincorporarse a su vida laboral pasados 2-3 días. Para realizar actividades deportivas de forma más intensa se recomienda esperar entre uno y dos meses.

En la mayoría de los casos, los pacientes obtienen muy buenos resultados y quedan satisfechos tras la intervención.

Fuente

topdoctors.es