Síguenos en redes sociales:

Los implantes mamarios son una solución estética a la que recurren tanto aquellas mujeres que quieren aumentar el tamaño de sus senos como aquellas que se someten a una reconstrucción del pecho por haber padecido cáncer de mama, por presentar una forma anómala o por haber sufrido un accidente o traumatismo. Pero esta operación no consiste solamente en introducir la prótesis, sino que el objetivo es lograr un aspecto lo más parecido posible al pecho natural.

Con lo cual, antes de entrar al quirófano, es importante realizar un análisis exhaustivo sobre la morfología y las necesidades de cada mujer en concreto. Y no sólo para encontrar la forma más adecuada, sino también para saber qué textura es la más idónea, ya que los implantes mamarios pueden ser lisos o rugosos. Pero también existen implantes de suero salinos que se introducen en el cuerpo del paciente vacíos y posteriormente se rellenan mediante unas cánulas especiales. De esta forma, tanto el volumen como la incisión es menor. 

Aunque el hecho de acudir a un cirujano especializado con la formación y la experiencia adecuadas siempre aumenta las probabilidades de éxito, hay que tener en cuenta que toda operación conlleva ciertos riesgos. En el caso de las prótesis mamarias, el riesgo más habitual es la contractura capsular. Se produce cuando el cuerpo reacciona ante el elemento ajeno con una cicatrización anormal, aislando y comprimiendo el implante. Si esto ocurre, puede solucionarse a través de medicación, pero si el cuerpo no responde bien a ella, habrá que volver a pasar por el quirófano para implantar una nueva prótesis y eliminar los restos de la lesión.

Así pues, antes de la operación es muy importante valorar los implantes mamarios más adecuados, pero también llevar a cabo un análisis detallado para garantizar unos buenos resultados. En cualquier caso, los expertos recomiendan no optar por implantes demasiado grandes, ya que si la piel es escaso o de baja elasticidad, el pecho puede terminar descolgándose. Si esto sucede, habrá que acudir de nuevo al quirófano para reemplazar el implante y solucionar los daños ocasionados.

Fuente: Todoestetica.com