Síguenos en redes sociales:

El mommy makeover es una tendencia estética que consiste en someterse a una serie de retoques tanto faciales como corporales después de uno o varios embarazos. Una moda que crece año tras año. Y es que tanto el propio parto como los cambios que ha sufrido el cuerpo de la mujer durante los nueve meses puede dejar consecuencias que hacen que muchas se planteen pasar por el quirófano para tener el mismo aspecto que antes de quedarse embarazadas. Eso sí, hay que tener en cuenta que durante los meses posteriores el cuerpo intenta volver a su lugar, por lo que es aconsejable esperar al menos 6 meses antes de pasar por el quirófano y valorar si realmente es necesario.

Como suele decirse, “más vale prevenir que curar”, por lo que durante el embarazo es recomendable usar un sujetador de una talla menos para que ejerza presión y el pecho no se quede flácido, usar crema hidratante para evitar las estrías y darse masajes circulares en el abdomen con rosa de mosqueta, de manera que la piel se vaya dilatando poco a poco.

Las operaciones más frecuentes después del parto

Absominoplastia

Durante el embarazo, la piel del abdomen se estira, acumula grasa y pueden aparecer las temidas estrías. Esta operación va encaminada a solucionar estos problemas y, si es necesario, a colocar de nuevo el ombligo en su lugar.

Labioplastia

La labioplastia es una operación dirigida a restaurar la zona genital y eliminar los tejidos sobrantes como consecuencia del embarazo y el parto. De esta forma, se mejroa la apariencia vaginal.

Elevación de los senos

El objetvio de esta operación es aumentar el área superior del pecho que ha quedado aplanada, devolver a los pezones a su lugar original y mejorar la areola, y eliminar la flacidez. No obstante, en algunos casos también es necesario someterse a una reducción.

Levantamiento de párpados

Para terminar con las bolsas de los ojos y las arrugas de la zona que han aparecido como consecuencia del cansancio acumulado durante los meses de embarazo y el parto.

Liposucción

Su objetivo es eliminar la grasa de la línea media, los muslos y la scaderas que no hemos conseguido eliminar con dieta y ejercicio. Además, también se eliminan los conocidos como “rollitos del sujetador.

Diversos tratamientos faciales

Además de estas operaciones, hay otros tratamientos estéticos pensados para mejorar la apariencia del rostro, como las nutoxinas para eliminar las arrugas verticales y las patas de gallo, los rellenos de ácido hialurónico para eliminar las arrugas de la nariz y los laios y restaurar la firmeza de las mejillas.

Fuente

todoestetica.com