Síguenos en redes sociales:

La abdominoplastia tiene como objetivo remodelar la pared abdominal que por muchas causas como la maternidad, la obesidad o cambios de pesos bruscos se ha deformado.

Cuando analizamos una pared abdominal debemos tener en cuenta tres parámetros: la piel, el tejido graso y la pared muscular.

Respecto a la piel es importante valorar la flacidez de la piel, ver si tiene un delantal abdominal encima del pubis, ver si tiene estrías, sí tiene cicatrices cómo de cesárea, apendicitis etc….

Para valorar el tejido graso hay que tener en cuenta que los flancos y la espalda forman parte importante en el la remodelación del cinturón pélvico y de la cintura. También es importante valorar que las mujeres en la época premenopáusica y menopaúsica acumulan grasa en la espalda, en los flancos, en la cola de la mamá etc.

También hay que tener en cuenta la grasa a nivel del epigastrio, alrededor del ombligo, en la región suprapúbica. Por último, es muy importante valorar la pared muscular. Los músculos rectos no son dos músculos son 8, cuatro en cada lado y luego en los laterales están los músculos oblicuos superior, oblicuo inferior y transverso.

Cuando una mujer está embarazada no solamente se ensancha el abdomen en sentido transversal sino que se forma una esfera es decir aumenta el eje transversal y el eje longitudinal y esto es la base de nuestra técnica. Con la paciente en posición ortostática hacemos el diseño muy preciso del área cutánea a extirpar midiendo bien para emplazar la cicatriz lo más abajo posible y que la cubra el bikini y de las zonas de liposucción.

La abdominoplastia tiene como objetivo remodelar la pared abdominal.

¿En qué consiste el procedimiento?

En primer lugar hacemos una lipoescultura de la espalda, de los francos, de la cola de la mamá y también de la pared abdominal y del pubis. Seguidamente resecamos la elipse de piel y se procede a dejar el ombligo en su sitio y levantar todo el colgajo de piel para tener toda la musculatura preparada para poder realizar una buena reparación y una buena hemostasia. A continuación se hace la sutura de la línea media para corregir la diástasis de la musculatura que es la técnica habitual.

Pero aquí no acaba nuestra técnica porque con ello hemos solucionado el diámetro transversal, pero cuando la mujer quedó embarazada no se formó una separación transversal sino que se formó una esfera. Por ello es preciso corregir el eje longitudinal distendido para que cuando se siente no se forme esa esfera.

Una vez suturada la diástasis longitudinal, sentamos a la paciente y marcamos el centro de su distensión y hacemos una plicatura transversal para que quede bien plano el abdomen. Esto Ha dado lugar a nuestra técnica que está referenciada en muchos libros y que fue publicada en la revista americana: Plastic and Reconstructive Surgery.

De esta manera conseguimos una pared muscular plana tanto de pie como al sentarse y a la vez conseguimos muy buena cintura y la cicatriz muy baja que queda cubierta por el bikini.

Con esta técnica conseguimos que la mujer que ha tenido uno o varios embarazos, procesos de cambios de peso o acúmulos de grasa debidos a las a los cambios hormonales, vuelva a recuperar una silueta muy bonita y con muy buena cintura.

Fuente

¿Qué es la abdominoplastia y cuándo está indicada? (topdoctors.es)

Dr. Armando Madrid Basurto