Síguenos en redes sociales:

Este tipo de cirugía se realiza para corregir todas aquellas anomalías que pueden surgir tras un aumento mamario. Aunque los implantes mamarios son dispositivos médicos muy seguros, no están exentos de un proceso de envejecimiento que puede hacer necesario un recambio de los mismo con el paso del tiempo.

Además, tras un aumento mamario, el tejido mamario de la paciente seguirá un proceso de envejecimiento natural que consistirá en la caída o ptosis de la mama.

Dentro de los procedimientos de cirugía secundaria mamaria se engloban las intervenciones necesarias para extraer los implantes envejecidos, recuperar la simetría mamaria y solucionar la caída del tejido mamario. En definitiva, la cirugía secundaria de mama consiste en recuperar la salud, estética y belleza de la mama femenina tras una cirugía de mama previa.

¿Quién y por qué debe someterse a una segunda cirugía mamaria?

Las pacientes que se han sometido a una primera cirugía mamaria pueden demandar una segunda cirugía para: solucionar los procesos de envejecimiento de sus prótesis (rotura prótesis o contractura capsular), mejorar la estética de la mama tras un proceso de ptosis o caída mamaria, o para mejorar el resultado estético de la primera cirugía (mejorar simetría, corrección de la posición de los implantes…).

Las segundas cirugías mamarias más frecuentes son:

  • Extracción de los implantes.
  • Recambio de implantes.
  • Corrección del encapsulamiento.
  • Corrección de la sinmastia u otras complicaciones.
  • Reoperación de la mama tuberosa.
  • Corrección de una reconstrucción de mama.
  • Reintervención en mastopexia o reducción de senos.
  • Simetrización de los senos.
  • Corrección por una mala posición de los implantes.

¿Cómo es el postoperatorio?

El postoperatorio de la cirugía secundaria mamaria suele ser menos doloroso que en la primera intervención. Habitualmente, se precisa un ingreso hospitalario de al menos una noche tras la intervención.

Tras el alta, la paciente deberá llevar un sujetador ortopédico durante el tiempo que le indique su cirujano.

Dependiendo del tipo de intervención realizada se limitarán los movimientos de los miembros superiores durante las dos primeras semanas. Los esfuerzos físicos también se verán limitados durante las primeras cuatro a seis semanas tras la intervención, especialmente todos aquellos movimientos que supongan rebote del pecho (correr, saltar, montar a caballo, etc.).

La baja laboral se adaptará al tipo de trabajo que desempeñe la paciente y al tipo de intervención: pacientes con trabajos sedentarios precisaran al menos 3 o 4 días de baja, mientras que pacientes con trabajos físicos pueden necesitar hasta dos semanas para retomar su actividad laboral.

¿Qué beneficios tiene la cirugía?

Las cirugías secundarias de mama corrigen secuelas de cirugías previas o mejoran resultados anteriores. Este conjunto de procedimientos quirúrgicos armonizan las proporciones y equilibran la figura de la mujer, incrementando la autoestima.

Fuente

topdoctors.es