Síguenos en redes sociales:

En la actualidad existe un gran número de prótesis para el aumento de mama. Cada paciente deberá escoger una u otra en función de sus características anatómicas y del resultado esperado. Para ello, la paciente no estará sola, pues contará con la ayuda de su cirujano plástico, el cual procurará en las consultas prequirúrgicas de orientarla para poder satisfacer al máximo sus expectativas.

¿Qué implantes existen para el aumento de mamas?

Existen implantes de varios tamaños, materiales, formas y proyecciones, pero principalmente se clasifican en tres tipos fundamentales:

  • Prótesis mamarias según su forma: el tipo de prótesis según su forma se puede subdividir en tres subtipos:
    • Implantes redondos: ofrecen una proyección más alta y mantienen una forma homogénea en toda la superficie, motivo que hace que los problemas derivados de la rotación de la prótesis sean casi inexistentes. Sin embargo, estos implantes podrían ofrecer un resultado final menos natural, ya que no simula la forma natural del pecho femenino. No obstante, según las características de la paciente, en ciertos casos, los resultados son muy naturales.  
    • Implantes anatómicos: diseñados para ofrecer la máxima apariencia de naturalidad al pecho. Su forma característica de “gota” simula el volumen de una mama natural. Dicha fisiología hace que sí exista la posibilidad de que la rotación de la prótesis pueda tener efectos visibles, provocando asimetrías en ese momento. Por este motivo, el aumento de mama con estos implantes se reconoce con facilidad al presentar una línea en el polo inferior para facilitar que el cirujano los coloque de la forma más simétrica posible.
    • Implantes ergonómicos: son un híbrido entre los dos anteriores. Diseñados para ser lo más parecidos posible al pecho femenino natural. Estas prótesis varían su punto de máxima proyección según la postura del cuerpo, permitiendo resultados exuberantes en el aumento de mama.
Cada paciente deberá escoger la prótesis más adecuada.
  • Prótesis mamarias según su material de relleno: a pesar de que anteriormente se utilizaban múltiples materiales para realizar un aumento de mamas, el tiempo ha hecho que nos quedemos con los dos de más calidad:
    • Suero salino: están recubiertos igualmente por una fina capa de silicona, pero se insertan vacíos en el bolsillo quirúrgico y, posteriormente, se rellenan con la solución salina. En caso de rotura, el suero se reabsorbe por el propio cuerpo, por lo que no generan ningún tipo de problema, aunque sí será necesaria la cirugía para remover la cubierta.
    • Gel de silicona: son los más utilizados. La silicona es un fluido espeso y viscoso, con un tacto que recuerda al de la mama natural. Además, estos geles tienen una alta cohesividad, hecho que previene que el gel escape de la cubierta si esta se rompe. Esto puede generar que la rotura pase desapercibida al principio, por lo que se deben realizar exámenes periódicos. La durabilidad de estas prótesis es mayor que las de suero.
  • Prótesis mamarias según la textura de su cobertura: el último modo de diferenciación de los implantes mamarios es la textura que tienen en su cubierta. En este sentido, podemos encontrar tres subtipos diferenciados:
    • Implantes con superficie lisa: se insertan por una incisión más fina y tienen un tacto menos duro y un menor riesgo de producir seromas e infecciones. No obstante, presentan más fricción con los tejidos circundantes, lo cual puede generar un mayor riesgo de contractura capsular.
    • Implantes con superficie rugosa: tienen más adherencia a los tejidos circundantes gracias a su superficie irregular y una menor incidencia en contractura capsular, puesto que la rugosidad impide que se forme una cápsula tan homogénea como en los implantes lisos. Sin embargo, tienen más posibilidades de sufrir otro tipo de complicaciones tras el aumento de mamas, como el linfoma anaplásico de células grandes.
    • Implantes nanotexturalizados: son híbrido entre lisos y microtexturados. Previenen más de la contractura capsular y del seroma tardío al haber una menor fricción del implante y menor adhesión bacteriana a la misma. Ofrecen biocompatibilidad y una menor invasividad de los implantes.

Fuente

Tipos de prótesis mamarias | Top Doctors

Dr. Armando Madrid Basurto