Síguenos en redes sociales:

Cuando algunas mujeres pasan por un cáncer de mama y pierden un pecho, se niegan a someterse a una operación de reconstrucción porque no desean tener un pecho que no sienten. El pecho natural tiene sensibilidad, siente la presión, el calor y el dolor. Pero esto no ocurre con los pechos operados. Sin embargo, ahora un equipo de Houston está trabajando en una técnica para devolver la sensibilidad al pecho e, incluso, recuperar las sensaciones erógenas, de manera que haya nervios conectados al cerebro.

Hace sólo unos años, el principal objetivo era salvar a la mujer del cáncer, después se trabajó en mejorar la apariencia. Poco después se consiguió integrar el nuevo pecho perfectamente dentro del cuerpo de la mujer para que lo sintiera como suyo, incluso se ha llegado a restaurar el sistema linfático. Ahora, esta técnica promete ir más allá y que la mujer pueda sentir gracias a la conexión de nervios del injerto con los nervios intercostales. La misma técnica que se utiliza cuando se reimplanta un dedo cortado, pero que hasta el momento no se había probado en mujeres que habían pasado por un cáncer de mama.

Las nuevas técnicas permiten garantizar la sensibilidad de todo el pecho, tanto en la zona central como lateral, en 7 década 10 mujeres que han sido operadas con un injerto de su propio cuerpo. No obstante, hay un número de pacientes que no podrán beneficiarse de estas técnicas, tanto porque ya hace tiempo que se operaron como por que los vasos, nervios y tejidos amputados han quedado muy afectados por la radioterapia.

Las mejores candidatas para la operación, obviamente, serán aquellas mujeres que quieran reconstruirse el pecho después de haber pasado por un cáncer. Realizándose la reconstrucción incluso en la misma operación en la que se extirpa el tumor, con un implante autólogo, es decir, una pieza de tejido propio. En la actualidad, el 65% de las operaciones de reconstrucción de pecho se llevan a cabo en la misma intervención en la que se opera el tumor, de manera que la mujer despierte ya con el pecho y no tenga que enfrentarse al trauma de haberlo perdido.

Fuente: todoestetica.com